I. Falsos Conceptos Sobre El Sol


Hay algunos conceptos sobre el sol que son verdaderamente erróneos y se toman como verdades. Con las siguientes afirmaciones lograremos poner en claro ciertas cosas.

#1

El bronceado es saludable.

false.png

La piel se torna marrón como defensa del cuerpo contra el ataque del sol, así que no hay tal cosa como lo "sano" o "seguro" del bronceado. El bronceado es un mecanismo de defensa: cuando aparece, el daño ya se ha producido.

#2

Una vez producido el bronceado no es necesario proteger más la piel, el mismo bronceado protege.

false.png

En una escala de 0 a 50, una piel bronceada es equivalente a una pantalla solar de SPF 4. Así que por supuesto es necesario mantener la protección de la piel.

#3

Uno no se quema en días nublados

false.png

80% de los rayos UV pasa a través de las nubes.

#4

Uno no se quema en el agua.

false.png

El 95% de los rayos UV atraviesa el agua hasta 50 cm de profundidad.

#5

Si se aplica protector solar puede permanecerse al sol todo el tiempo que se desee.

false.png

Dependiendo de la función de la protección solar y de lo correctamente que se lo aplique, el protector solar sólo brindará protección durante un máximo de dos horas, por lo que deberá volver a aplicarse con tal intervalo.

#6

Cuando una quemadura de sol ha sanado, la piel queda tan bien como nueva.

false.png

Las quemaduras son acumulativas. Nacemos con un capital solar que se reduce con cada bronceado y con cada quemadura de sol.

#7

Para evitar la carencia de vitamina D debe permanecerse mucho tiempo al sol.

false.png

Estudios recientes demuestran que la exposición del rostro y los antebrazos al sol durante 15 minutos al día es más que suficiente para lograr fortalecer los huesos, -principal función de la vitamina D.

#8

Si una persona no siente el calor del sol, es que no se está quemando.

false.png

Los rayos UV son invisibles y no generan calor.

wsp-footer-1.png

II. Hechos


POR SUPUESTO, el Sol es una fuente de vida, calor y vitamina D, y genera endorfinas, por lo que todos lo necesitamos.

PERO, estos son los hechos: la sobreexposición a la luz U.V. es determinante en el desarrollo de los siguientes problemas: bronceado, quemaduras causadas por el sol, foto-envejecimiento, insolación, cataratas y cáncer de piel.

here_are_the_facts.png
facts-1.png
  • El riesgo de desarrollar melanoma se duplica en una persona que ha tenido más de cinco quemaduras de sol en su vida. (Skin Cancer Foundation)

facts-2.png
  • Uno de cada tres australianos (y uno de cada cinco estadounidenses) desarrollará cáncer de piel durante su vida. (Cancer Council Australia)

facts-3.png
  • El carácter acumulativo e irreversible de los daños del sol indica que los niños deben ser protegidos de la exposición a los rayos UV desde el día de su nacimiento. (Cancer Council Australia)

facts-4.png
  • Una prenda de algodón promedio es de sólo UPF 5(factor de protección ultravioleta) y se reduce a UPF 3 cuando está mojada. La ropa de protección SUN-FI tiene un UPF 50+ incluso estando mojada.

III. Algunas explicaciones sobre los rayos ultravioleta (UV)


uv_skin.png

Los rayos UV (radiación ultravioleta) son invisibles. Sin embargo, ellos son responsables del bronceado, quemaduras solares y el envejecimiento de la piel, lo cual aumenta las posibilidades de desarrollar cáncer de piel. Producidos por el sol como energía, llegan a la tierra a diferentes profundidades, y se clasifican en función de su longitud de onda, como rayos UVA, UVB o UVC.

Los rayos UVC son los más cortos y más dañinos. Afortunadamente, son absorbidos por la capa de ozono y por lo tanto no llegan a la superficie de la Tierra.

Los rayos UVB, los de longitud de onda media, son causa tanto del bronceado como de las quemaduras solares. Afectan principalmente la capa externa de la piel llamada epidermis. Allí es donde están los diferentes tipos de células de la piel. Al romper o alterar el ADN de estas células, estos rayos UVB pueden causar daños significativos en la piel, que resultarán en envejecimiento de la piel y ocasionan cáncer de piel.

Los rayos UVA son responsables del envejecimiento de nuestra piel, ocasionando manchas y arrugas y la disminución de la elasticidad de la piel. Los rayos UVA penetran hacia abajo en la dermis, la capa inferior de la piel, donde ocasionan la descomposición del colágeno a un ritmo más rápido de lo que es normal e inician el foto envejecimiento. Los rayos UVA representan aproximadamente el 95% de la radiación UV que llega a la superficie de la Tierra. Estudios recientes sugieren que también estos pueden ser un factor en el aumento del desarrollo de los cánceres de piel.

uv_besun.png

IV. Lo que podemos hacer


Podemos tomar ejemplo de los australianos, pioneros en la protección del sol, quienes desarrollaron el concepto de Escuelas Conscientes del Sol (Sun Smart Schools), en las que los maestros aplican protector solar a los niños y les ponen un sombrero antes de ir a jugar en el patio. En estas escuelas todos los niños usan ropa de protección solar UPF50+ durante las clases de natación al aire libre.

Como padres, lo que podemos es enseñar a nuestros hijos cómo cuidarse a si mismos del sol.
Comencemos a ser Sun Smart y enseñarles a ellos a serlo

¿Tienen su A, B, C del sol?

wsp-footer-2.png